Blogia
CRUZANDO EL PUENTE

UNA TRIANA INSÓLITA

                              EL  CARÁCTER DEL TRIANERO  

Los motivos que nos ha guiado a presentar una serie de personajes,  muy  singulares, populares  y famosos de una Triana insólita ¡Si! ¡Insólita! han sido buscar el perfil de un carácter. Porque Triana desde su configuración como núcleo poblacional fue un caso atípico en relación  con  el comportamiento del resto de la ciudad; hasta  tal punto, que desde la otra orilla del río, el venir a Triana se consideraba una odisea, debido  a su  mala  fama, donde se creía que las reyertas eran  continuas  y los  navajazos  estaban a la  orden  del día. ¡Cierto que se dieron en ocasiones! pero de esto  a  que sus gentes, fueran  gentes  del mal vivir, va   un abismo. No dudamos que estas manifestaciones se dieran más que en otro lugar, pero generalizar y decir que todos lo vecinos fueran unos díscolos y bravucones es una exageración, ¡Tal vez haya obedecido a unos intereses muy concretos  de la  clase dominante!  Éste sambenito lo  ha llevado a cuestas  el barrio durante  muchos años. Los motivos no son otros  que  analizar el hecho de que su nombre se conozca universalmente y el  porqué ha surgido este  raro  y extraño fenómeno, caso  curioso no  por la fama  que le dio la ciudad,  sino por todo lo contrario, por su laboriosidad de sus industrias artesanas y  por una expresión  muy  genuina en el  mundo artístico; este dato viene a demostrar una vez más el aislamiento a que estaba  sometida, siendo más conocida en  el exterior, que en la ciudad donde estaba enclavada.
 Con esto  no  queremos decir  que  no se rigiera por las ordenanzas emanadas para el establecimiento del  buen gobierno y a esta se le considerara algo distinto en la configuración global de a urbe.Para analizar las circunstancias que motivaron estas expresiones diferenciadas, no tendremos más remedio que entrar en la observación del porqué de un carácter; para tal fin  tendremos que remitirnos a los antecedentes  históricos, que sirvieron de base y en donde las circunstancias  socio-económicas y políticas jugaron  un  papel determinante a la hora de forjar un pensamiento y una forma de ser.¿Pero cuales  pudieron  ser los orígenes de Triana? Pregunta  de  difícil contestación, ya  que ncluso cuando investigamos sobre su nombre 
patronímico nos encontramos con  varias  teorías, lo suficientemente conocidas, por lo que no abundaremos en ellas. Nos concretaremos a su primer asentamiento, que  es lo que perseguimos para poder encontrarnos con el carácter  singular del trianero, como lo demuestran todos los personajes que os vamos a presentar, haciendo  la  salvedad que algunos de ellos sin haber nacido en el barrio quedaron contaminados por sus manifestaciones y comportamientos, dato  antropológico más a aportar que lo tendremos muy en cuenta debido a su importancia.
Su configuración geológica nos ha jugado una mala pasada, ya que al estar ubicada sobre un terreno de esteros  y marismas, no han quedado los suficientes  restos  arqueológicos que  nos  puedan demostrar sus primigenios asentamientos, si  bien los estratos de limo dejados por las constantes anegadas nos pueden dar una base de datos para determinar su origen. Mientras tanto en la orilla opuesta al ser  un pequeño altiplano, poco elevado,  se  encontró el refugio necesario para  salvar las anegadas del  Guadalquivir y creciera una ciudad, caso opuesto a la margen derecha  que toda ella era tierra inundable. Y es aquí,  que desde un principio estuvo sometida, lo que  más tarde  se  denominó Triana, a  un  natural aislamiento geográfico, donde el río fue el principal protagonista.

      Este aislamiento forzoso a la que estaba sometida, se vio amortiguado al ser una zona de  gran riqueza agrícola y el lugar de paso de toda la zona del Aljarafe, comarca de feraces tierras que  jugaron un papel de importancia a  la hora de abastecer a la ciudad. Ya tenemosa una Triana con  un comportamiento inminentemente rural y convertida en una alquería árabe de las tantas existentes en esta orilla del  río, teniendo que ser defendida estratégicamente por lo que esta significaba,  en cuanto  al  sustento de la  población que  se encontraba ubicada a intramuros.

      A pesar de jugar este papel de importancia, Triana aún no se encontraba lo suficientemente poblada para que generase una idiosincrasia peculiar, al estar configurada por un caserío muy disperso no teniendo un lazo común de unión, si bien empiezan a florecer una serie de industrias auspiciadas por la abundancia de agua y el fértil limo que dejaba puntualmente el  Guadalquivir, naciendo como consecuencia el trabajo artesanal de la alfarería, así como la industria del jabón, auspiciada por los almarjos, planta  barrilera que se da  en zonas bajas y húmedas como son las marismas, que después de quemadas en sus cenizas aparece la sosa cáustica, que combinada con el aceite que producía el gran cultivo del olivar, eran los elementos vitales para la elaboración de este producto para el aseo. Éste fue el principio industrial  de Triana, pero cuando esta se consolida como núcleo poblacional es con la llegada de los castellanos, siendo  Fernando III el que establece  su campamento  para  la  toma de Sevilla al final del foso de la Cava, en la Dehesa de Tablada, y  es cuando aparece su carácter al asentarse eneste territorio la mayor parte de las  huestes que acompañaban al Rey, donde  se  encontraban todos los  oficios que asistían a la tropa. Estos avatares históricos, unidos a su situación geográfica  y  siempre sometido  al  aislamiento natural antes comentado, dieron como  resultado unas  formas peculiares  y  maneras diferenciadas, siendo  determinante  para que llegaran los gitanos y  se ubicaran definitivamente  aportando una nueva   mezcla  al mestizaje nacido en esta margen derecha del río y a extramuros de la ciudad.

      En esta aislada orilla, en un  principio se fusionaran tres culturas: Árabes, más  bien moriscos  dedicado a  la labor de la tierra, los castellanos llegados  con Fernando III, y los gitanos; los judíos quedan en el interior de la  ciudad a intramuros, creando sus propias juderías y perteneciendo a  un estrato social más alto, no asentándose en Triana.

      Él que a va  a jugar un papel determinante en la configuración definitiva del carácter del trianero fue el descubrimiento de  un Nuevo  Mundo, floreciendo oficios que demandaba  la Carrera  de las Indias; aparecen: carpinteros de ribera, calafates, rederos, veleros, herreros, etc.,  alcanzando cotas  insospechadas  auspiciadas por éste hito histórico.

      El carácter  del trianero es fruto del mestizaje que surgió de las culturas llegadas, como asimismo de todos  aquellos  que 
llegaron incluso años más tarde,  buscando el  amparo de un barrio  en  el que nadie se sentía  forastero, Triana  fue, ha  sido y es un barrio de alubión, donde  después de  la  época del Descubrimiento con el traslado de la Casa de Contratación a Cádiz vino a menos quedando condenada al ostracismo y donde encontraron refugio las más humildes clases sociales, comportamiento de sus orígenes primigenios.

       El  traslado  de  la Casa de la Contratación a Cádiz, fue motivado a que no podían atracar los buques de gran calado, problema aún  en  nuestros días no resuelto, trayendo como consecuencia la merma del comercio del puerto,  al vivir toda su industria  al amparo de éste, Triana entró en declive,  si bien  siguieron establecidos ciertos oficios, no con la fuerza y la pujanza de antaño.

        La configuración  del  estrato social de Triana siempre fue bajo, donde sus corrales habitados por gentes de la más humilde condición forjaron un pensamiento bien diferenciado, con esto no queremos decir que no aflorara una nueva burguesía al amparo de las reminiscencias de una anterior época de esplendor.

        Triana al estar sometida al aislamiento natural, no se contaminó de las expresiones y comportamientos de  la  ciudad, crea su propio léxico y su propia fonética, aparte de que el río vuelve a ser el protagonista, no  sólo ya  por ser  una barrera separadora, sino por las anegadas que traía puntualmente todos los años, estando este núcleo poblacional  supeditado al  azote que estas ocasionaban, naciendo de todo este cúmulo de circunstancias una filosofía  en la manera de pensar, originando tener lo mínimo, con el fin de no poner en riesgo  sus pequeños patrimonios (enseres y ajuares) que tenían  que ser lo indispensable a sabiendas que puntualmente a la cita, el río cobraría su renta. Esto  unido a la configuración de su caserío, casas bajas a lo más de dos plantas y  en su mayoría corrales y patios  de  vecindad, toda  la vida se realizaba en la calle, al aire libre, con la cual las relaciones humanas  y la solidaridad era una constante  auspiciada por las carencias existentes.

        ¿Fue posible  que  todos estos  avatares  configuraran un carácter?  Mantenemos razones fundadas para que  así fuera. El  humano, el  individuo, en función de todo el ambiente que lo rodea, lo hace ser diferente a otros, nacidos y  criados en  otro pago o lugar al estar en consonancia con su hábitat. A  los hechos nos remitimos,  poniendo como  ejemplo la  diferencia de carácter existente entre los pueblos del norte de Europa con  los del sur, a más  distancia menos  parecido, a más proximidad más semejanza,  pero  estableciendo siempre matices  en función tres factores: el terreno, la temperatura, a los que hay que unirle el humano; estos dan como resultado el carácter de un determinado núcleo poblacional o asentamiento,  que una  vez desaparecida la  trashumancia en  consecuencia  queda establecido  un  equilibrio natural  conjugado definitivamente por estos  tres factores como son:  Geología, clima e  individuo.

           Estas son las razones fundadas antes comentadas; Triana debido a la feracidad de su vega, su situación geográfica, climática  y la mezcolanza  de culturas se dieran estos  tres componentes y naciera un carácter  diferenciado al  resto del  otro  núcleo poblacional nacido a la otra orilla del río. No por esto, tendremos que argumentar: que este fuera mejor que aquel, pero sí diferente por las razones expuestas.

          Empezamos  preguntándonos  que motivos  nos han  guiado a presentar una serie de personajes de esta  Triana insólita, la respuesta no es otra, que sean ellos el fiel testimonio de nuestras afirmaciones y al mismo tiempo  debido  al trabajo de campo realizado que de  un documento de investigación que nos ayude, pasado el tiempo, el tener un recuerdo vivo y perenne de lo que es Triana en la actualidad.

         El carácter  es  el modo de ser una o persona o pueblo, la expresión personal y originalidad que ha surgido  en  el hábitat natural de convivencia impuesto por el  medio  que lo ha desarrollado lentamente, no nace de  una forma  o  manera 
inmediata, por tanto tendremos que decir en la Triana actual aún se conservan muchos  rasgos  del comportamiento  de  antaño, aunque  estos van ausentándose, apareciendo otros pero siempre  conectados y  teniendo por base los originarios. La Triana rural ha desparecido por completo, estando en actualidad  incrustada en  el  comportamiento del individuo urbano y es aquí donde radica la filosofía de este trabajo. Con los personajes que vamos a presentar observaremos las diferencias existentes de comportamientos  entre  los  de más avanzada edad  con  los más jóvenes, que no por esta juventud dejan de tener su importancia al haber sido escogidos muy en particular en el mundo del arte.



 



 



 



 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres