Blogia
CRUZANDO EL PUENTE

PERSONAJES DE UNA TRIANA INSÓLITA

MANUEL GARCÍA RODRÍGUEZ

“MARTINILLO”

Image Hosted by ImageShack.us

Manuel Garcia Rodriguez "Martinillo" en plena juventud

El traer a nuestras pá­ginas a este persona­je, no de nacencia, pero sí casado con una triane­ra, y que estableció su resi­dencia en plena calle Castilla, ha sido debido a la importan­cia que jugó en la época que le tocó vivir, dedicándose a la defensa de la clase tra­bajadora y muy en par­ticular al gremio de las aceituneras de las tan­tas existentes en nues­tra ciudad y la mayor parte de ellas en el ba­rrio de Triana, cuando ésta era eminentemente rural.

El escribir de "Mar­tinillo" que era como se le apodaba a Manuel García Rodríguez, es honrar la memoria de todos aquellos que en base a sus sacrificios y sufrimientos ayudaron a crear una sociedad más justa y solidaria, hasta el punto de que, como en este caso, pa­garon con su vida la de­fensa de sus ideales y creencias.

La República contaba con dos años escasos de existencia en 1933, los tumultos y agita­ciones sociales estaban a la orden del día, la clase trabaja­dora se organizaba oponién­dose de un modo contundente al sistema político que había dejado a la ciudad, una vez acabada la Exposición Iberoa­mericana del año 1929, en una seria frustración económica, acabando con las expectativas y las ilusiones de los gober­nantes de la Dictablanda. La recién instaurada República no era capaz de resistir los embates ni de los conservado­res, que querían perpetuar su situación de privilegio, ni de la clase trabajadora que lucha­ba para salir de la desesperan­te situación de miseria en la que se encontraba. Una socie­dad agitada y convulsa la que lo tocó vivir a Manuel García Rodríguez "Martinillo". Un hombre nacido a primeros de siglo y que murió en plena ju­ventud, debido a la barbarie de un conflicto propiciado por la razón de la fuerza y no del entendimiento huma­no que es el que debe prevalecer ante cualquier si­tuación, por muy grave que esta sea.

Nacido en la plaza de Argüelles, desde joven to­ma conciencia de la nece­sidad de la reivindicación social. Hombre culto, de­bido a su afición a la lec­tura, jovial, alegre y sim­pático; pronto su carisma de líder le hace ser res­ponsable de la Confedera­ción Nacional del Trabajo (CNT) del gremio de las aceituneras, aún siendo obrero de la construcción, llegando a enamorarse de una mocita trianera de es­ta profesión, por nombre María, estableciendo su residencia en la calle Cas­tilla número 105.

Pero el destino de "Marti­nillo" estaba escrito. Todos los acontecimientos acaecidos durante el corto periodo de tiempo de existencia de la Re­pública marcaron su destino final. La confusión reinante era total, no se impuso la ra­cionalidad de la convivencia, sino todo lo contrario, los radicalismos encontraron el caldo de culti­vo justo y necesario por ambas partes: los conservadores queriendo mantener su situación heredada de un largo proceso histórico y las clases trabajadoras que­riendo subsistir ante la miseria galopante en la cual se encontraban.

Ante esta situación acontece un hecho que va a marcar definitiva­mente a Manuel García Rodríguez, hasta termi­nar definitivamente con su vida. El 20 de mayo de 1933, es asesinado en Sevilla, Pedro Cara­vaca y Rogé, Ingeniero Industrial y miembro de la patronal Unión Comercial y Secretario de la FEDA (Federación de Derechas Autónomas), inte­grada en la Confederación CEDA. Ante la convulsión de la sinrazón, Santiago Casares Quiroga, Ministro de la Go­bernación, se desplaza a Sevi­lla para asistir al sepelio, ne­gándose los asistentes Gil Ro­bles y Cruz Conde a que lo presidiera.

Mientras tanto, se hacían las pesquisas necesarias para aclarar el asesinato del líder de la patronal sevillana. El 14 de junio de este mismo año, a través de falsas y tendenciosas informaciones recibidas, de­tienen a "Martinillo", siendo acusado de haber participado en el atentado al coincidir to­das las referencias físicas y personales. Los datos históri­cos mantienen que la deten­ción se produjo en el cercano pueblo de Gines, y aunque si bien no dan nombres, coinci­de con el lugar de residencia de Antonio Rodríguez Cantos, familiar e íntimo amigo del marido de su madre, casada en segundas nupcias, por el que fue llamado para realizar unos trabajos. El día del suceso, Se­villa estaba inmersa en una huelga. "Martínillo" se encon­traba en casa de su madre en la plaza de Argüelles, donde su hermana, dedicada al oficio de pantalonera, tenía un taller de costura, encontrándose adecentándolo y pintándolo, recibiendo en aquel momento la noticia. Manuel García Ro­dríguez es detenido días des­pués, siendo llevado a la re­ciente e inaugurada Prisión Provincial (28-2-1933) donde permaneció dos largos años, hasta la celebración del juicio del que sale absuelto, ante las declaraciones de las varias personas presentes en el taller y de una señora que presenció los momentos en los que se produjo el atentado.

Image Hosted by ImageShack.us

"Martinillo" retrato de la carcel

Esta falsa acusación fue el motivo más que so­brado, para que, en los primeros días del golpe de estado de julio de 1.936, fuera detenido nuevamente, en casa de su madre, curiosamente por un amigo de la infan­cia, exseminarista y mili­tante de Falange, e ingre­sando en prisión, siendo fusilado con sólo la edad de treinta y dos años, en la madrugada entre los dí­as señalaítos de Santiago y Santa Ana. Aquella ma­ñana en la cual se desplazaron su esposa María y su madre para llevarle la comida, ésta fue rechazada, síntoma inequívoco de su fusi­lamiento, confirmado más tar­de por unas compañeras del gremio de las aceituneras a las que defendía, que habían visto su cuerpo en las tapias de la misma cárcel. Y a pesar de las gestiones llevadas a cabo, no pudieron localizarlo al haber sido sepultado en la fosa co­mún.

Éste ha sido un personaje más de nuestra Triana insólita, un trianero si no de nacencia, sí vecino y casado con una trianera del número 105 de la calle Castilla, una victima más de la vorágine endiablada y fratricida que vivió Espa­ña. 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres