Blogia
CRUZANDO EL PUENTE

PREGÓN CORRALERO

Este Pregón fue dado hace años, no recuerdo la fecha, en el  Hotel Triana para los vecinos de los Corrales Trianeros

EN TRIANA QUIERO ESTAR

Señoras, Señores, buenas noches:

Sonios negros, corren y vuelan por los patios de Triana, huyen los nostálgicos recuerdos acurrucados entre lastimeros “ayes” de sus gentes, un barrio marchito que floreció regado por la corriente de su río, aquel que forjó un carácter y hasta la niña soleá esta callada, falta de los aires y los sentimientos amorosos del cante.

¿Dónde está mi Cava?
¿Dónde están mis gitanos?
Llorando a lágrimas vivas,
Por caminos perdidos
De negra oscuridad.
¡Ya están aquí los géres!
Con largos cuchillos,
Matando a sus corrales.
¡Justicia señor queremos!
Para que no nos vayamos.

¿Dónde está mi Triana?
Presa, en la oscuridad.
Con guardianes y carceleros
Privándola de libertad.

¿Dónde están sus patios?
Y las gentes de sus corrales.
¡Marchitos ya están!
Hartos, “hartitos” de luchar.

¿Dónde está mi Triana?
¿Dónde está el barrio mío?
Me lo quieren quitar,
poquito a poco,
Me lo quieren robar.

Patios de mi Triana,
patio de mi corral,
carceleros en guardia
Vigilan mi libertad.

Me fui al Altozano
A ver las gentes pasar,
gentes allí no había
Y no pude naquerar.

El Altozano yerto
Solo, solito, muerto,
Gentes allí no había,
Solo cuchillos negros
Apuñalando a la mare mía.

Ya no está la Taberna,
Ni los Dos Hermanos,
Ni casa Cuesta,
Que ya cerraron.
El Altozano yerto
Solo, solito, muerto.

No está el Puesto del Maño
Ni el Puesto de la Flores
Llegaron los geres
Y a los dos lo mataron.

¿Dónde está el Altozano?
Con cuchillos negros
Negros, lo apuñalaron.
El Altozano yerto,
Solo, solito, muerto.

¿Dónde están mis toreros?
¿Las gentes del barro?
¿Mis ladrilleros?
¿Todos, toitos se fueron?

Un museo le quieren hacer.
A las gentes del cante,
A los ceramistas,
Y a los toreros.
Eso es lo que dicen,
nos han dicho que sí,
es lo que pedimos
lo vamos a creer,
pero el tiempo ha pasado
Y seguimos estando sin él.

Que bonita está Triana
Cuando le ponen al puente
Banderitas republicanas.

Esta es la letra original
La que cantaba Pastora
Antes de la gran tragedia
Que mató a media Triana
¡Aquí empezó su final!

Que bonito está el puente
Cuando llega la Velá.
Pero no escucharemos
El cante, el cante
El cante por soleá.
Escucharemos música
Que con Triana
No tiene que ver ná.

Triana cuna del flamenco
Madre de todos los cantes
De las soleares, de los tangos
De la carcelera, y de la toná
Y no tiene su gran festival.

Que adornadita estaría la Velá
La Veláita de Sant´ana
Con un festival de flamenco
En el patio del Hotel Triana.

Que letras más bonitas
A su barrio de Triana
Gracia cantó con salero.
calle dicen que tiene
Sin números, sin azulejo.

Debían en el Patrocinio
Ponerle un monumento
Por que con sus letras
Defendió a su barrio
En trágicos momentos.

Triana, Triana, Triana
Como reluce Triana.
En aquellos días de fiesta
Que el barrio se divertía
Estaba yo y era cierto
Lo que allí en Triana había.

Y de lienzos de azulejos
Que vamos a decir.
Serian tantos los trianeros
Que no cabrían aquí.

Mira que si echaran cuenta
A los trianeros de verdad.
Triana seria Triana
Y la Velá su Velá.

Ya estamos en la antesala de la Velá, fiesta grande en Triana, la Triana antigua y popular, pero a la misma vez joven, hermosa y bella que se acicala cada año para encontrar un mocito que la enamore y la piropee.

Mi Velá de Sant´ana, esa que me recuerda mis correrías de niño, escapadas a la calle Betis. Cucaña, de sueños de juventud, amores y piropos a las niñas corraleras, risas y alegrías. Tablao en el Altozano, avellanas verdes y sandias con zumo rojo, como las lágrimas que echaron aquellos que se fueron. Gracia y salero de una Triana arrabalera que se nos fue, siendo algunos los culpables, que desenfundando los negros cuchillos de la incomprensión la dejaron a su suerte, suerte negra de lamentos y lloros.
Aquello no volverá, es imposible que retornemos a un pasado lleno de tristezas y lloros acicalados y empolvados con la alegría de la solidaridad sencilla y llena de humanidad de las gentes del corral.

¡No! No queremos mirar hacia atrás, pero para caminar hacia delante los recuerdos son la base y el sustento, el alimento que nos ayuda el ser y estar en trianeros, que Triana que no pierda sus esencias sublimes, hondas y profundas y que no confundan que aquello fue un espejismo. Estamos en la realidad constante del sentir de un barrio que lo han hecho universal sus gentes y esto no lo quieren reconocer. Por sus calles aún caminan sus sentimientos, espejo de un comportamiento que ha sido y es un legado irrenunciable. Hay que conocer a sus gentes, a su talante y velar por todo aquello que está perfumado con esta herencia histórica, esto no es estar en contra del progreso, es estar a favor, que enriquece el presente y lo dota de unas características esenciales de belleza y armonía.

Triana se engalana, se acicala en los días de la Velá. Fiesta grande en
Triana, pero esta galanura debe ser permanente, para que resuma por sus
cuatro costados su belleza incomparable.

Que bonita esta Triana
Con su bata de cola,
Calle Betis engalanada
en su Velá de Sant´ana

Por peineta el Puente
Por vestio, lunares:
Farolillos de colores
Y por pendientes
La gracia de sus gentes.

Y un piropo de la giralda,
Y de la Torre del Oro
¡Un requiebro!
¡Un te quiero!
Un engarce de esmeraldas,
De las dos torres señeras,
Más bonitas de España,
Que piropean a Triana
En las noches trianeras
De su Velá de Sant´Ana.

Y el río pasea su corriente,
Para quedarse con sus gentes
con sus gentes de Triana
En la Vela de Sant´Ana.

Un día me dijeron
Que Triana se iría
Navegando por el río
En un barquito velero.

Se fue hacia la mar
Entre las rías y los esteros
Harta, hartita de llorar.
No hay quien la quiera
Y no puede navegar.

Un mocito llegará
Queriéndola enamorar
Y Piropos le echará.
Pero para querer a Triana
Ha de ser de verdad.

Y casarse en Sant¨Ana
En los días de su Velá
para que no digan las gentes:
Que sus promesas no cumple
Y ¡Por Triana no hace ná!

Que pena de Triana mía
Todo el mundo la quiere,
Con ella quieren pasear
Se enamoran de su nombre
Cogerla por el brazo
Y hasta la quieren besar
¡Pero de casarse ni hablar!
Tendrá que ser un trianero
El que con ella se case
y la quiera de verdad.

El día que esto ocurra
Tocaran las campanas
De la O y de Santa Ana
Triana será una fiesta
Una venturosa mañana.

Que sueño será aquello
El día que Triana se case
Con un mocito Trianero
Que la quiera, que la mime,
Y le diga: ¡Te quiero!

Y vendrá todo el mundo
De países lejanos,
Allá lejos, del extranjero
Y hasta los que un día
Echaron los carceleros.

Y Santa Ana engalanada está,
Repican sus campanas
Y allí la niña se va a casar
Que por algo es catedral
Y hasta parroquia Real

Todos cruzaran el puente
Porque se han enterado
Las gentes sevillanas
Que la niña se ha casado
Y hay una fiesta Triana.

Con un trianero se ha casado
En Sant´ Ana y en su Velá
Que de ella está enamorado
¡Viva la gracia y la sal!
La sal y gracia de Triana
Que ya tiene marido
Y de Triana no se va
Por otros lejanos caminos
Camino de la capital.

Se ha quedado en Triana
Para poder enamorar
A todo el que venga
Ofreciendo su amistad.
Que con Triana se ha casado
Y de Triana nunca se irá.

Vaya la que se ha formado
Porque con Triana
Un trianero se ha casado.

Ya ha levantado el museo
De las gentes del cante,
De los ceramistas
Y de los toreros.

Y en los días de Velá
Ya se oye otra música,
Hasta el cante por soleá.

Y el patio de hotel Triana
Que engalanado está
Los vecinos contentos
Escuchando su festival.

Vaya un salero original
A la Ronda de Triana
Le han puesto por nombre
El de una cantaora genial.

Gracia de Triana era
El nombre de esta cantaora.
Que poquito ha costado
Ponerle Gracia por nombre
y para siempre se ha quedado.

Que pasa en Triana
¡Que barbaridad!
Que Triana está en fiesta
Y no termina de acabar.

Vaya la que ha formado
El mocito trianero
Que con Triana
En Sant´Ana se ha casado.

Que siga en Triana.
Que no le dé por irse
Siga por mucho tiempo
Y no nos quedemos tristes.

Los lienzos de azulejos
Todos están colocados
Ya saben los extranjeros
El arte que Triana ha dado.

Escritores y poetas
Cantaores y toreros
Ceramistas y alfareros
Que pintaron en lienzos
De azulejos trianeros.

¡Que barbaridad!
Triana está en fiesta
Y no termina de acabar.

Vaya la que está liando
En el barrio de Triana
Este mocito pinturero
Que se acaba de casar.

¿Que pasa en Triana?
Que los corrales
Están adornados,
Las calles iluminadas
Y la Velá reluce más.

¡Y el puente como está!
Con su aniversario
de ciento cincuenta años
y lo vamos a celebrar,
Adornándolo con banderas
Exposiciones de su historia
Y no sé cuantas cosas más.

Cuantas cosas han pasado.
Pues ningunas son ciertas
Que todo ha sido un sueño
Y la niña no se ha casado.

Muchos bordillos y aceras
Muchas calles levantadas
Pero la cultura arrebatada
Por los que no tienen idea,
Que Triana está cansada
De que no conozcan
A sus gentes enamoradas
De sus costumbres, y sepan
Que Triana es un museo
De sal, gracia y salero
Cuando se va por la calle
Te conoce el mundo entero.
Se dan los buenos días
Con gracia y simpatía
Y hasta agradable cortesía.

¡Marmolillos en las aceras!
¡Las calles levantadas!
Pero Triana es otra cosa
Tiene gentes enamoradas
De sus calles y plazas,
Almas esperanzadas
De todas sus gentes
Esperanza ilusionada
En sus patios y corrales
En los que vivieron
Crecieron, hasta nacieron.
¡Maldito sea el parné!
¡Maldito sea el dinero!
tiene la culpa de todo
Hasta de echar a los trianeros.

Y si paseo por sus calles,
Me entran ganas de llorar,
Todo el mundo se ha ido
Aquí no hay nadie ya
Ni un solo un corral.
Y los poquitos que quedan
Los quieren derribar.

Paseo por la calle Castilla
Los comercios ya no están,
Los pocos que quedan
Poco tiempo estarán
Todo el mundo en el coche
Y no se quieren parar
Porque hay un aparcamiento
Que no sirve para ná.
¡Maldito aparcamiento!
¡Vaya el lío que ha formado!
Nos han quitado el Altozano
Y hasta el Puesto de las Flores
Muy lejos se lo han llevado.

¡Maldito aparcamiento!
¡Vaya el lío que ha formado!
Que hasta Belmonte
Lo tienen mareado
De ver pasar los coches
Que a comprar van al mercado.

¿Del Mercado que vamos a decir?
Menos mal que se ha salvado
después de tantos años de sufrir
y tantos muertos levantados.

Pero tuvo que suceder
Que llegara un trianero
De la placita Anita
Dicen que nació y es
Le echó bemoles al asunto
Y lo podamos tener.

Pero tuvo que suceder
Que fuera de Triana,
Un mocito trianero
El que de lejos ha llegado
De los muchos que se fueron.

¡Tiene gracia la cosa
Que para terminar el Mercado
Tenia que ser un trianero
De Triana enamorado
De los muchos que se fueron.


¡Maldito sea el parné!
¡Maldito sea el dinero!
tiene la culpa de todo
Hasta de echar a los trianeros.

Así están las cosas
En el barrio de Triana.
Muchos marmolillos
Muchas calles levantadas
Y los que están en San Jacinto
Que no se entera de nada.

¡Que Triana es universal!
¡Que necesita más cosas!
Además de las calles arregladas
Por ejemplo su cultura
Que es una necesidad.

Y no se me vayan a enfadar
Que la critica es necesaria
Y la tienen que aceptar
Porque esto es un derecho
Y algo muy natural.

Triana Preñada de historia,
flamenquería en sus calles,
esencia en la memoria,
Frescura en su talle.

Triana es eterna,
siempre la gloria presente,
es parto doliente
De flamenquería naciente.
Cava Alta, Cava Baja,
San Jacinto y Altozano,
Castilla, Betis y Puente
Río Grande y corriente.

Pólvora y alfares
en un pasado glorioso
Barro puro en sus tejares.

Triana, madre del cante,
cuna de cantaores
De artistas con desplante.

El amor es permanente
como barro en el alfar
es Triana latente,
Triana, ¡ Eterna será!

Memoria del cante ida
los sentimientos preñados
en oscuros túneles
De un tiempo sentenciado.

La pena del sentimiento,
la pena del sufrimiento,
lágrimas, llantos, añoranzas,
En ausencia de su falta.

Que pena de mí Triana
Se nos va de las manos
Como agua limpia y clara
Que corre y no la paramos.

Triana se nos va, poco a poco, nada de esto es nuevo, fue en un comienzo interesado, la Triana popular, la solidaria, la de sus corrales, unas clases populares que cuando empezaron a despertar, cuando las esperanzas y sus sueños empezaron a ser realidad, fueron desplazados de su hábitat primigenio, tronco común de su comportamiento. Atravesaron el puente y aquí se quedaron unos nuevos trianeros que recogieron esta herencia ancestral. Tal vez algún día cuando el tiempo pase reclamaremos un monumento a todos aquellos que con sus inconscientes esfuerzos hicieron posible el nombre de una Triana Universal. El fruto de todas las conjunciones de penas y sonios negros, la semilla depositada, aquella que germinó una cosecha abundante de renombre no la han podido recoger aquellos que la sembraron. Sembradores de ilusiones que se vieron marginados y apartados de sus fértiles y feraces campos de solidaridad y tolerancia, que abrieron y tendieron sus manos a todos los nuevos llegados a una Triana diferenciada con el ayer de los corrales.
La ilusión es permanente, las raíces muy profundas, fueron depositadas en un torno alfarero, aquel que el trianero, hacia girar moldeando la gracia el salero de la solidaridad, tolerancia hacia los demás. Nobleza y genio en el bien hacer de gentes sencillas, hospitalarias y acogedoras, todo demostrado en la tarea diaria, abriendo sus manos a todos aquellos que llegan.. Aquí estamos. Seguiremos estando para defender nuestras creencias. Agradecidos como el que más. Abriremos nuestro corazón al que nos quiera y coincida con nuestros pensamientos humanos y solidarios. Porque así es Triana, herencia ancestral depositada en limo fértil del padre Guadalquivir.

¡Humanidad!
Cargada de historia.
Muchas gentes se fueron,
No fueron otros:
¡Que los trianeros!

Todo esto es mi pregón
Yo no sé si habrá gustado
Pero si dejo muy claro
Que es mi corazón
El que ha hablado.

No quiero decir más nada,
muchas cosas por decir
si algunos nos escucharan
No estaríamos ni aquí.

Estaríamos en la fiesta,
En la fiesta de un casorio
De un mocito trianero
casado en la Iglesia de Sant´ana
Con una bonita y hermosa niña
Que por nombre la llaman Triana.

Me despido en esta noche trianera, antesala de una noche de Velá, de mi Velá de Sant´ana, esperando seguir teniendo las ilusiones y esperanzas necesarias para defenderla, amarla y quererla, porque en ella nací y de la que sigo estando profundamente enamorado.
Dejad que me despida sólo con un sentimiento, un sentimiento de enamorado y una confesión de amor a mi barrio, a mi Triana:

Aquí nací y me bautizaron.
Aquí me dieron teta, yo mamé
De aquí nunca, nunca me iré
Por aquí nací y me criaron.

¡Muchas gracias!

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Francisco Manuel -

Muy sentido y muy cierto, pero también es verdad que miesntras exista un trianero en la diáspora seguirá existiendo aquella Triana y no hay dinero, ni aparcamiento, ni nada de nada que pueda con ELLA, CON TRIANA.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres