Blogia
CRUZANDO EL PUENTE

Di un tropezón

Di un tropezón

¡Tropecé! Vaya si tropecé, encontrándome con una gran carga de humanidad, algo sorprendente en estos nuevos tiempos que corren.

En mis incursiones por la Sierra de Grazalema, ocurrió que nos dio por conocer visitando la familia el pueblecito de Montecorto, un pueblo pequeñito pero lleno de encantos serranos, donde puedes establecer una conversación con  el murmullo de la corriente de agua clara y limpia que corre por las acequias de sus calles, es algo maravilloso, donde ella es la protagonista.

A la vuelta entramos para desayunar en una venta situada en sus afueras y ubicada en la carretera de Ronda, a final de su Serranía cogida de la mano con la de Grazalema. Gran sorpresa la nuestra al encontrarnos con su dueño Juan Sarmiento García, un hombre aún joven que solo él mirarlo se refleja en su cara su gran humanidad.

Si buscamos en lo más recóndito de nuestros sentimientos, encontraremos el motivo de una comunicación verdadera hasta intimar en lo mas personal de sus comportamientos.

Un Hombre inquieto de una verdad maravillosa con la cual ha forjado toda su vida en función de unos sacrificios encomiables, desde el mismo momento que su padre José cogió una pequeña choza en la antigua carretera convirtiéndola en Venta y donde tropezaba con el escalón todo aquel que entraba, pero ahora el escalón es otro, en el que se tropezaría mil veces hasta caer y dar con su persona.

Gracias Juan Sarmiento, serrano de pro, de nobleza. Gracias por habernos dado tu compañía y tu amistad. 

Para Ti Juan Sarmiento vaya esta letra por Solea:

Es tan grande tu persona

Que al estar a tu lado

El gozo me emociona

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Juan Sarmiento -

Jose manuel. Muchas gracias por las palabras que me has dedicado. Me ha emocionado mucho tanto a mi como a mi familia, espero veros pronto, un abrazo muy fuerte... De parte de tus amigos de "El Tropezón".

veronica sarmiento -

Hola José Manuel, soy hija de Juan. Antes se nada decirle que sin su gran humanidad no hubiera sido posible verla en el rostro de mi padre,por tanto tan grande debe ser usted como el...
Y en segundo lugar agradecerle enormemente las palabras que ha dedicado a mi padre, me emociona saber que haya personas, además de su familia, que reconocen cómo es el. Tan grande como trabajador, como padre, como compañero, como amigo, como hijo, como abuelo,...en fin...yo que voy a decir, si es mi ídolo desde pequeñita, Jajaja. Pero no solo por ser su hija, sino porque como persona se merece todo lo mejor, cuan grandioso es de verdad.
Se merece tanto esas palabras que usted le ha dedicado que estoy muy agradecida,es un reconocimiento que le quedará grabado, se lo aseguro.
Aquí tiene su casa y una familia para cuando usted desee.
Muchisimas gracias
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres